Proyecto AGELEA en marcha

Hola, amigos y colegas:
Os interrumpo vuestras vacaciones para informaros que ya hemos publicado en internet (en la red del CATEDU -Centro Aragonés de Tecnologías de la Educación-) la sección en castellano de un proyecto de materiales curriculares sobre el mundo clásico para alumnos de educación secundaria que nos aceptó el Gobierno de Aragón.
Hemos llamado al proyecto AGELEA por varias cuestiones, entre ellas que viene a ser el acrónimo de la traducción al latín del título del proyecto (un tanto rimbombante, pero había que venderlo bien a la administración): Antiquitas Graeca et Latina ex Aragonia, acrónimo que por otro lado es un epíteto de Atenea en la Ilíada (la portadora de botín).
En él se incluye una gramática de latín y griego, ejercicios de traducción, etimología, transcripción, ejercicios interactivos, webquests sobre el ejército, presentaciones sobre mundo griego y romano y sobre el arte clásico.
Hay diversos formatos: word, pdf, tabletpc, hotpotatoes, powerpoint, etc.
La web es esta: http://www.catedu.es/Agelea/
Para poder acceder a los materiales es necesario registrarse y una vez registrados introducir el nombre de usuario y la contraseña que hayáis elegido. NO implica nada más el registro; es sólo una forma de establecer estadísticas de acceso.
El proyecto no está cerrado, sino que habrá una versión reducida en inglés y quizas en francés y casi seguro el curso que viene se ampliará.
Además, como proyecto abierto, puede contar con nuevos colaboradores, así que si alguno queréis incorporar vuestro material al proyecto, hacédnoslo saber y lo haremos.
Un saludo y buen verano.

Sobre las novelas históricas de Michael Curtis Ford ya hemos hablado en otras ocasiones dentro de este blog (pincha aquí). De hecho, su último best-seller, La caída de Roma, está siendo todo un éxito.

Sin embargo, La caída de Roma en cierto modo es una continuación de su cuarta novela, La espada de Atila, publicada en España en 2007.

Como característica de Ford, la narración de los hechos históricos nos los muestra como muy fieles a la historia y las noticias topográficas, urbanísticas, estratégicas y militares son siempre acertadas; sólo los diálogos, ágiles, son ficción en sus novelas

En esta su cuarta novela, se centra en la dualidad Roma-Bárbaros a través de las personas de Flavio Aecio y de Atila, orientando la narración a la batalla de los Campos Catalaúnicos (hoy Châlons, en Francia).

La obra comienza con un hecho aparentemente sorprendente en la noche posterior a la batalla de los Campos Catalaúnicos: un viejo huno, herido y maltrecho, huido de su campamento y ejército, pide que le lleven ante el general romano, Flavio Aecio, quien, ante la sorpresa de los demás generales y militares romanos lo acoge y pide a los médicos que hagan lo posible por salvarlo.

Tras esta presentación, se narra la vida y obra de Flavio Aecio, general romano, hijo de una romana, Aurelia, y de un escita, Gaudencio, general que sirvió a las órdenes de varios emperadores romanos en la corte de Rávena, y la vida de Atila, rey de los hunos. Sus vidas se entrecruzaron cuando Aecio fue enviado como rehén a la corte del rey huno, Rugila, mientras que el príncipe huno, Atila, fue enviado en contrapartida a la corte romana de Rávena (los tejemanejes, hipocresías y luchas de poder en las cortes de Rávena y Constantinopla se dibujan muy bien en la novela).

La novela pretende mostrar la "pre-historia" de la batalla de los Campos Catalaúnicos, es decir, cómo dos hombres con vidas paralelas y opuestas (un romano criado entre hunos y un huno educado entre romanos) supieron aprovecharse de dicha circunstancia, seguir fieles a su naturaleza, pero aprender de su educación para ocupar los dos bandos de una misma historia: el bárbaro Atila aprenderá de los romanos estrategia y cultura suficiente para predecir sus movimientos y así asolar el imperio romano (cosa que Ford omite en la novela en aras de no extenderse demasiado y centrarse en los personajes y en la citada batalla), mientras que el romano Aecio, fiel a la disciplina y al honor romano, aprende del modo de vida huno la forma de enfrentarse a estos bárbaros. El rasgo principal de la oposición entre Atila y Aecio residirá en que, aunque ambos aprenden de sus enemigos, Atila nunca se adapta el mundo romano (no aprende griego, su latín dejaba bastante que desear, no seguía el ritmo de las clases, se sentía encerrado y ponía por delante su naturaleza), por lo que nunca tendrá seguidores y adeptos, mientras que Aecio sí lo hace, tanto que comandará sus propias tropas hunas. Atila seguirá siendo huno de naturaleza y pensamiento, mientras que Aecio será romano de convicción y pensamiento, pero huno para la guerra.
Así, Ford plasma muy bien la relación juvenil entre Atila y Aecio y, sobre todo, la vida de ambos fuera de su entorno, en especial la de Aecio entre los hunos, donde ejerció como general y salvó la vida de otro general huno, Turgrid, que reaparece al principio y al final de la batalla de los Campos Cataláunicos.
Por lo demás, Atila, llegará al trono de los hunos tras la muerte de Rugila y la incapacidad del príncipe de asumir el trono; además, existía una leyenda huna sobre la espada del mandatario huno que haría de su pueblo una gran nación, y al poco del reinado de Atila un agricultor, tras 50 años arando el mismo campo, encontró una espada desgastada, pero rica y enjoyada, que se entendió como la espada metafórica del reinado de Atila. En su desmesura, tras sus conquistas, Atila se empeña en destrozar y conquistar el imperio romano, por lo que, con la colaboración de alanos y otras tribus (uno de sus generales no hunos será Orestes, padre del último emperador romano, Rómulo Augústulo, y uno de los personajes clave de La caída de Roma), se enfrentará a los romanos en la citada batalla con un millón de soldados frente a menos de la mitad por parte de los romanos.
La derrota de Atila, por entonces con unos 50 años de edad, supondrá su declive y retirada, hasta su muerte que da inicio a la siguiente novela, La caída de Roma.

Sólo se ha tardado 54 años en traducir al castellano una de las novelas históricas más famosas del reino unido, El Águila de la Novena Legión, de Rosemary Sutcliff, editada en 2008 por Plataforma Editorial. En realidad, la novela forma parte de una trilogía, formada por esta primera (1954), por The Silver Branch (1957), no traducida al castellano todavía, y Aquila, el último romano (1959), traducida al castellano en 1989 en la colección Gran Angular.
La trilogía sigue el hilo conductor de los miembros de una misma familia de soldados romanos en Britania, pero, lógicamente, en distintas épocas, siglos II, III y IV d. C., por lo que en sí están concebidas como novelas completamente independientes.
Hasta ahora, sólo habíamos leído sus dos magníficas adaptaciones juveniles de la Ilíada y la Odisea de Homero bajo los títulos de Naves Negras ante Troya y Las Aventura de Ulises, editadas en Vicens-Vives. Si a nosotros nos gustaron, podemos afirmar que la mayoría del alumnado de entre 15 y 18 años que las han leído, han disfrutado con ambas, más de lo que como docentes esperábamos.
Esta novela en cuestión sería más que una novela puramente histórica una novela de ficción histórica, ya que, partiendo de un hecho real, la pérdida de parate de una legión en las tierras de Escocia, los personajes no son reales ni los hechos; sólo el contexto histórico de la Britania en la época de Trajano y Adriano, las relaciones entre romanos y pictos, los problemas de frontera y la realidad de las tribus celtas de las tierras altas de Escocia son reales. Lo demás es una ficción, una trama muy interesante y entretenida que tarda en tejerse casi medio libro, pero que, sin duda, resulta muy entretenida y entrañable.
Es una novela humana en la que Sutcliff se centra más en los personajes y las actitudes de los romanos y los celtas que en la historia de sus pueblos.
El toque femenino se deja ver en una preocupación de la autora por describir seres humanos (que viven y sufren la historia) más que la vida de los grandes personajes y héroes (que hacen la historia) y en la relación amorosa de Marco y Clotia.
Una vez leída, te queda la sensación de haber pasado una aventura propia de la literatura juvenil, entretenida, llena de lealtades, de honor y deber, una historia de amistad y una historia de acercamiento personal (que no social e histórica) entre dos pueblos encarnados por Marco y Esca. Así pues, recomendamos la novela en este período estival como un buen entretenimiento, pero también como buen libro de lectura para alumnos de enseñanza secundaria.
La novela ha vendido en los países de habla anglosajona más de un millón de ejemplares, ha sido traducida a 16 lenguas y ya se ha comenzado el rodaje de una película, bajo la dirección de Kevin McDonald (autor de películas como El último rey de Escocia) y con Jamie Bell (actor en películas como Billy Elliot) en el papel protagonista.
En la web de la editorial podemos leer la sinopsis del libro: "En el año 117 d. C. la Novena Legión Hispánica se internó en las nieblas de Caledonia y entró en la leyenda. Cuatro mil hombres desapareceron en las tierras altas de Escocia sin dejar rastro. Veinte años después, Marco Flavio Aqui, hijo de uno de los centuriones de la legión maldita, llega a Britania al mando de una cohorte de auxiliares galos para estacionarse en Isca Dumnoniorum. Su primer mando transcurre plácidamente hasta que aparece en la región un druida que provoca el levantamiento de la población britana. Su pericia consigue salvar a sus hombres y el fuerte fronterizo, pero resulta gravemente herido y debe abandonar el servicio. Retirado y deprimido en casa de su tío Aquila en Calleva, se le presenta la oportunidad de correr la mayor aventura de su vida porque al norte del Muro de Adriano, entre las tribus todavía por conquistar, corre el rumor de que ha reaparecido un poderoso amuleto de guerra: el Águila de una legión romana. Sólo puede ser el Águila de la Novena y Marco está dispuesto a arrisgar su vida para recuperar el honor de la legión e su padre y arrebatar de las manos de los enemigos de Roma un arma poderosa si vuelven a atacar el Muro. Acompañado de Esca, un antiguo esclavo que ha rescatado de morir en la arena del Circo, y disfrazado de curandero, Marco se internará en las brumas del norte para arrebatar el trofeo a los bárbaros, devolver el honor a la legión de su padre y resolver el enigma de su misteriosa desaparición".
Sobre Rosemary Sutcliff, en la contraportada del libro podemos leer una bibliografía parcialmente reproducida en la web de Plataforma Editorial: "(14 de diciembre de 1920-23 de julio de 1992) nació y fallció en West Clanden, Surrey (Gran Bretaña). Hija de un oficial naval ingles, tuvo una infancia muy viajera siguiendo los diferentes destinos de su padre. Aquejada desde muy pequeña de artritis, se vio muy pronto obligada a utilizar una silla de ruedas, lo que propició que fuese una gran lectora y una enstusiasta estudiosa del mundo del arte. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial centró su actividad en la escritura, especializándose en novelas históricas que reconstruyen con minuciosidad y gran calidad literaria buena parte de la historia de la Britania romana y las leyendas que surgieron de la Edad Oscura. Su extensa producción literaria, compuesta por más de cuarenta libros le valió el Premio Hans Christian Andersen, el Carnegie Award, el Boston-Globe Horn Book Award y el Phoenix Children's Book Award, además de recibir la Orden del Imperio Británico en 1975 y el nombramiento como Comandante del Imperio Británico en 1992, poco antes de su muerte. Su importancia literaria y popularidad merecieron su incluión como uno de los cincuenta autores británicos más importantes de posguerra, según el periódico The Times.

Blogger Template by Blogcrowds